//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

De náyades y falúas

Llevamos más de veinte años majarones perdíos, no sólo a causa de la edad –que también- sino por la que organizaron en busca de mejorar sus negocios las entonces llamadas compañías de telecomunicaciones, que ahora se llaman empresas de tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Toda la vida –la nuestra-, para usar el teléfono hacía falta un cable de cobre llamado “par” en el argot del sector, que comunicaba los aparatos entre sí. Y eso ha sido así desde Graham Bell hasta hace cuatro días. Durante ese mismo tiempo, la televisión nos llegaba por los aires: había emisoras y “postes repetidores” (el “hombre del poste” fue un personaje muy nombrado en la Almería de los años sesenta), y en cada casa una antena que recibía la señal y la mandaba al aparato de ver. Ambos sectores, en España, eran monopolios. Era lógico, al menos en lo económico, que aparecieran nuevas compañías telefónicas que quisieran aprovecharse del chollo; y como tender líneas es muy costoso en tiempo y en dineros, optaron por comunicar a sus usuarios vía éter, que se decía antes, que es barato y se establece en nada y menos. De ahí surgieron los móviles, y ahora hasta los teléfonos “fijos” son ambulantes. Para la tele, tres cuartos de lo contrario, pero menos explicable económicamente, pues hacer un tendido de cables tiene los mismos inconvenientes ya citados que el teléfono, y encima el cable ha de ser más gordo y de fibra óptica.

Esta misma confusión tenemos con los nombres de las nuevas aportaciones al mobiliario artístico urbano almeriense. El último lo acaba de inaugurar el Ayuntamiento capitalino aprovechando que quedan tres días para que empiece la campaña electoral en la que, como se sabe, no se puede inaugurar nada con pompa y circunstancia. Resulta que dicen que han puesto una sirena encima de la fuente de la rotonda que hay delante del Auditorio. Dejando aparte las consideraciones estéticas -que de gustos se habla mucho- no entendemos que se llame sirena a una escultura que se encuentra en una fuente, cuando es bien conocido que las ninfas de las fuentes se llaman náyades. Las sirenas están en la mar, igual que las nereidas, incordiando a los navegantes, como ya nos explicó el aeda ciego. Las náyades, en cambio, son benéficas. La ninfa acuática en cuestión ha quedado junto a otro monumento artístico local: la “faluca”, una falúa de imitación de las que había en el mediterráneo cuando el berberisco hacía cabotaje y piratería. En este caso sí que se trata de un elemento marítimo y para ese uso parece que se construyó, aunque nunca lo consiguió. Así que tenemos una falúa varada en el chinorro frente al citado auditorio. Y una sirena fuera del mar. Vivir para ver.

Cada ciudad tiene su escala de valores y a ellos se aplica. Mientras aquí se inauguraba la sirena varada en la fuente, en Málaga abrían un museo Thyssen y en Castellón un aeropuerto sin aviones ni pasajeros que, según sus autoridades se va a dedicar de momento a parque temático: para que la gente se pasee por las pistas y las instalaciones. Quien no ha necesitado la proximidad de una campaña electoral ha sido el ayuntamiento de Vícar, que lleva varios años montando un auténtico museo de los horrores en la vía pública. ¡Y qué pedazo de vía pública!

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 54,801 visitas
A %d blogueros les gusta esto: