//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

A por ellos

Estábamos tan embebidos con el Corpus y su octava (ayer tarde se celebró el Jubileo Circular XL; suponemos que se refieren a que es de tamaño gordo) que no nos habíamos dado cuenta de que tenemos la Feria encima. Y nos ha entrado el acelero al ver en el periódico el cartel ganador de la edición de este año de la Feria y Fiestas que la ciudad de Almería celebra en honor de su Patrona la Santísima Virgen del Mar. Antes, los rojos la llamaban “Feria del Mediterráneo” y se quedaban tan panchos. Con lo que luce el nombre actual y lo que rellena el cartel. Bueno, a lo que íbamos, que tenemos la feria encima y aun no hemos ofrecido nuestras brillantes ideas al Ayuntamiento para conseguir el máximo realce, el pasmo de los visitantes, el orgullo de los autóctonos y la felicidad de la alegre grey infantil, hasta que lleguemos a tener de verdad “la segunda feria más importante de Andalucía”, que decía Fernando Martínez cuando era alcalde. Aunque se nos haya ido el santo al cielo, aun creemos que estamos a tiempo de brindar sugerencias. Modestamente, eso sí. Una vez superados los maremotos (hoy llamados tsunamis) de meados que inundaron el centro durante un lustro y que parece que de momento no van a volver, vamos a ver si atacamos algunas otras de nuestras debilidades festivas.

En principio, lo peor es el ruido, y no sólo en la Feria sino durante todo el año. Está claro que la fiesta parece que necesita algo de ruido extra para su propia existencia. Miren, si no, lo que ha pasado en Madrid con la prohibición de meter mucho decibelio en Chueca con motivo de la fiesta de los gais. Dicen que parecía más un velorio que una feria. Será que sin follaero no estamos a gusto. Pero también es verdad que hay varios niveles de ruido, que a partir de un determinado número de dB se hace insoportable e incluso hay lo que se llama “umbral del dolor”. Sin llegar a tanto, ya están apareciendo epidemias de sordera prematura entre jovenzuelos, desde los que trabajan en discotecas y similares hasta los que llevan la propia discoteca en el Seat León tuneado. Estos últimos y los que van voluntariamente a locales extra broncosos varias horas seguidas un día sí y otro también, con su pan se lo coman. El incordio está en que, si para ellos esto es lo cotidiano, durante la Feria ¿qué nivel necesitarán para sentirse en fiestas? Lo malo es que lo sufrimos todos los demás. Cuando pasa el buga escandeleras sólo lo sufrimos unos segundos; los suficientes para maldecir al malhadado y a toda su generación, pero no nos afecta demasiado. Pero las discotecas en el centro, con sus dobles puertas reglamentarias, reglamentariamente abiertas de par en par, no cesan en todo el año. En Feria se suelen ir algunas al recinto ferial y montan allí la de Dios es Cristo, para que la población no pueda acusarlos de egoístas, que es lo que ocurre cuando están en su sitio y sólo joden a unos miles de vecinos. Es como cuando los independentistas vascos decían que había que “socializar el sufrimiento”. Pero no hay que preocuparse, si algunos se van al ferial, muchos se quedan y aprovechan que es Feria para sacar mesas, toldos y grandes altavoces a la calle, Así, cuando los chiringuitos cierran por orden gubernativa, ellos se quedan de guardia junto con las farmacias y las funerarias.

Si el ayuntamiento se propuso acabar con el pis y pudo, lo mismo podría pensar en darle alguna utilidad a los cientos de medidores de ruidos que deben tener acumulados, pues hace más de diez años que dicen que están acopiándolos. Y otra semana hablaremos de los olores.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 52,673 visitas
A %d blogueros les gusta esto: