//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

¿Cómo está hoy la tita del riesgo?

Hay que ver cómo nos ha cambiado los hábitos la jodía crisis. Hasta hace poco, por las mañanas tenía uno que preocuparse de cómo estaba el tiempo –levante o poniente-, tomarse el café “bebío” y pensar en qué iba a gastar el tiempo esa mañana en la oficina: fútbol, toros o silencio, que decía un barbero de Sevilla. (Nota aclaratoria: “café bebío” significa que el desayuno consiste en un café sin sopas, “pelao”, vamos, que se dice en Almería. En Cuba es más habitual lo de bebío; recuérdese la letra de la guajira: “Me gusta por la mañana/ después del café bebío/ pasearme por La Habana/ con mi tabaco encendío… Seguía diciendo “y comprar un papelón/ de esos que llaman diario/ que parezca un millonario/ rico de la población”. Lo de “comprar” un periódico sí que es ya un atavismo). Fin de la nota y pasamos a los hábitos matutinos actuales. Ahora ya no hay ni que plantearse de qué se va a hablar en el trabajo durante la mañana. Ni siquiera de si el Madrid ha ganado “la décima”. Ahora todo quisque se entera, antes de pisar el tranco de la calle, de cómo se espera que abra la Bolsa y de cómo está la prima de riesgo. Hablando con propiedad, más que de prima habría que hablar de “tita”, porque depende de  cómo se levante la tita Ángela para que baje hasta el cuatrocientos noventa o brinque la “barrera sicológica” del setecientos. Por sus efectos, esta información es más costosa para el hombre de hoy que, un poner, conocer su presión arterial, ya que las consecuencias de “la prima” para el cuerpo y el alma de las criaturas suelen ser mucho más letales. Que el tensiómetro le dice que está a 20/14, pues se toma la pastilla que le ha mandado el médico, se quita del café esa mañana y espera a que escampe. Que la tiene baja –cosa rara- pues más a su favor, se toma tres o cuatro cafés con su copita de coñac, anís o solysombra. Pero coñac de cuando se llamaba así y no la horterez de llamarle “brandy”, en inglés. Claro que tampoco había motivo para meterse en filologías: Veterano, Soberano, Terry o 103.

Lo peor de esta situación es que se pasa usted la mañana amargado por una cosa que hace cuatro días nadie sabía ni que existía, le quema la sangre a los que están a su alrededor que, a su vez, lo envenenan más todavía a cuenta de lo mismo a fuerza de variaciones sobre el tema. Se va usted a su casa hecho un vendo y, lo mejor de todo, es que tendrá que disponerse a que mañana estará usted en las mismas. O en peores. Se levantará, mirará cómo se presenta el tiempo –levante o poniente- se beberá el café bebío (o la tila) y ¡hala!, a alegrarse la mañana pensando en cómo se habrán levantado doña Merkel y sus acólitos del Banco Central Europeo. ¡Lo que da el conocimiento de las “ciencias económicas”!

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,901 visitas
A %d blogueros les gusta esto: