//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

¿Cómo puede España ir mal?

En aquellos tiempos en que salía un Santana, un Blume o un Urtáin cada veinte o treinta años, el único valor fiable, más o menos constante, era el fútbol; bueno, más concretamente el Real Madrid y, afinando aún más, Di Stéfano que aunque de nacencia argentina se nacionalizó español. Entonces tenía explicación que fuéramos unos parias, tanto a nivel individual como a escala internacional. Tuvieron que pasar muchos años para que apareciera Severiano Ballesteros y aquello ya fueron palabras mayores: nada de ciclistas, boxeadores o toreros –profesiones que se suelen nutrir del hambre y perdónesenos el aparente oxímoron-. Al cántabro se le ocurrió destacar nada menos que en golf, un deporte tan elitista que ignorábamos hasta su existencia, y del que aún seguimos dudando que sea un deporte, pero bueno, ahí están el ajedrez o el curling. Lo cierto es que Severiano campaba por los “greenes” de St Andrews o Augusta como si fuera hijo de un “gentryman” de la campiña inglesa. Y los agobiados españolitos, que entonces empezábamos a levantar cabeza, nos quedábamos más anchos que si hubiéramos recuperado el Peñón de Gibraltar.

A partir de ahí empezaron a llegar años buenos con cierta frecuencia en los que, junto a los éxitos deportivos cada vez más habituales, teníamos para comer todos los días, empezamos a ir a Europa como turistas y en avión en vez de en la mugrienta tercera de los vagones de la Renfe en que iban los emigrantes, y tratábamos de olvidar a D. Claudio (vulgo claudillo), aunque estamos viendo que no va a ser tan fácil.

Cuando los años del boom del ladrillo –que duró hasta hace un par de días como quien dice- vinieron los grandes éxitos bajo la luna: campeones de Europa y del mundo de selecciones de fútbol; idem de lienzo con el baloncesto; Alonso gana dos campeonatos de F1 seguidos; Nadal es el nº 1 del mundo; los ciclistas, imitando a Induráin, ganan “toures” y “giros” sin pillar pájaras… Ahora que los tiempos vuelven a ser durillos (aunque habría que compararlos con aquellos sesenta o anteriores, pero en fin) en lo económico y en lo social, porque de lo político ni hablamos, y está el personal más depre de lo que cabría esperar, resulta que seguimos ganando en casi todo lo dicho más arriba y con Lorenzo yendo como una moto, propiamente dicha. Y, sin embargo, ni se arregla la economía, ni nos sube la moral, ni los mercados internacionales nos tienen el más mínimo respeto, no digamos aprecio. ¿Qué es lo que pasa? ¿Es que ya no funciona la conexión deporte-marca España-PIB? ¿O es que hay algún gafe suelto? ¿O será falta de luces?

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 54,801 visitas
A %d blogueros les gusta esto: