//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

Viento, calor e impuestos

aireVivimos en una capital mediterránea de secano, en la que el meteoro más definitorio es el viento. El aire, como dicen en otras ciudades andaluzas. Cuanto más llueve en Cádiz, Málaga o Granada más viento tenemos aquí. Nos vendría bien que algún meteorólogo, más o menos desocupado, se entretuviera en hallar la correlación entre los litros de lluvia caídos al oeste de Almería con la cantidad y “calidad” de los vendavales que aquí soportamos. Así, cuando oyéramos en la tele que en Grazalema han caído ochenta litros por metro cuadrado en unas cuantas horas, podríamos deducir los kilómetros por hora que vamos a soportar. Para calcular la duración de la ventolera no hace falta ningún algoritmo: es permanente. Y lo malo es que en cuanto se quita el viento llega el calor y nos pilla con el jersey y la camiseta puestos. Es matemático. Igual que cuando Rajoy y/o sus ministros “económicos” afirman que no van a subir los impuestos, todos los ciudadanos sabemos que en horas veinticuatro tenemos subidas en el BOE. (Hemos puesto económicos entre comillas porque de toda la vida, una cosa económica es que era barata, y hacer economías era ahorrar en la compra de algo. Bueno, pues estos ministros nos cuestan carísimos, por lo que de económicos tienen poco).

Eso sí, como esta vez han dicho que no sube nada de nada, tenemos difícil calcular por donde nos vendrá el palo. Bueno, tan difícil no, porque hay un par de candidatos haciendo ejercicios de calentamiento en el corredor de la muerte: la subida del IVA para los bienes y servicios que ahora tienen un tipo reducido, y el impuesto especial sobre los derivados del petróleo. Para antes de que el calor se convierta en “la” calor, ya los tendremos ejecutados. O sea, que nos habrán hecho otro “siete” en los bolsillos. Eso sí, por nuestro bien. Que somos unos manirrotos, que no pensamos más que en gastar… pues gracias a eso se recaudan los impuestos sobre el consumo, oiga usted.

Y todavía nos queda el fin –relativo- de la calor, o sea, el otoño caliente, para que dejen de subir los impuestos y comiencen las bajadas. Bajadas de las pensiones y de los pagos a los parados. Vendrán junto con las ponientadas otoñales. O al menos eso esperamos dado el optimismo que nos han insuflado durante estos últimos tiempos. De los escarmentados salen los avisados. Que antiguamente éramos optimistas, que conste.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,901 visitas
A %d blogueros les gusta esto: