//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

Tareas del cambio de estación

alfombraIgual que al llegar noviembre solemos dedicar una gacetilla a las previsiones de (y provisiones para) el invierno, hora es ya de que echemos un lunes en quejarnos del verano. O más bien de la cantidad de cosas que hay que hacer de cara al calor o al frío. Hay que ver la de faenas que nos ocasiona el más mínimo cambio que se nos presenta en la vida. Y la pereza que nos acogota y la ansiedad que nos provoca cualquier “chuminá”: se nota que estamos viejos. Vamos con la lista de tareas que hemos tenido que acometer de prisa y corriendo porque se nos ha metido el verano de repente; otros años, para el cuarenta de mayo ya estábamos cocidos: hay que cambiar la ropa de los armarios, so pena de que nos pase como a un amigo nuestro, que iba ayer con una chaqueta de invierno más bien recia y sudando cual pollo. Le dijimos: Paco, cómo es que vas tan abrigado con la que está cayendo. A lo que contestó resignado: “Es que mi mujer todavía no ha cambiado los armarios”. Igualmente hay que guardar los sombreros de fieltro y sacar los panamás. También hay que quitar las alfombras. Y esto sí que es un engorro, porque hay que colgarlas en el balcón y zurrarlas con el sacudidor de mimbre. Dura faena, con el calor y el peligro de multa, además de las quejas de los vecinos. Hay que guardar los paraguas, que este año los hemos usado más de lo habitual, y poner los toldos en ventanas y terraos. Y desenrollar las persianas de los balcones, que están bonicas de polvo (más quejas y más multas).

Nostálgica: una tradición veraniega en este pueblo era la regadora. No es que no rieguen las calles ahora, pero lo hacen por la mañana, sea invierno o verano, con una especie de tractor enano y ruidoso, para limpiar los restos de los botellones. Antes salía un camioncillo de bomberos con dos latas cilíndricas adosadas a los estribos, que regaba las calles despaciosamente al atardecer de los días calurosos: era la regadora, la misma que se usaba para sentar el polvo del albero de la plaza de los toros. Otrosí ¿se acuerda alguien de los carrillos de los helados? Con sus polos de hielo y sus mantecados de polvos y su mugre. Ahora gastamos helados, también de polvos, pero comprados en una “gelateria artigianale”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,222 visitas
A %d blogueros les gusta esto: