//
estás leyendo...
Gastrofilias

Hay concursos y concursos. Y un jamón

Cata mezquitaYa, ya sé que me he vuelto a retrasar, pero esta vez tengo excusa: el finde lo he pasado en Córdoba, catando en el concurso de vinos Premios Mezquita. El resto del retraso es porque quería tener el listado completo de los vinos premiados.

Llevo varios años de jurado en este prestigioso concurso, que ha cumplido 19 añitos. Y me gustaría destacar un par de cosas que tienen relación con Almería: cuatro vinos almerienses han obtenido “oro” y unos cuantos más plata y bronce. El oro, que implica una puntuación de 89 a 95 puntos sobre 100, se lo han llevado dos vinos de Gabriel Bosquet –Cepa Bosquet syrah barrica 2012 y Cepa Fuente la Reina 2010- y otros dos de Pago del Vicario: 1500 H coupage 2007 y 1500 H pinot noir 2007. Me informan a posteriori (porque, naturalmente, la cata es a ciegas) de que en mi mesa catamos el Fuente la Reina, que nos pareció a todos excelente: le dimos una media de 94 puntos y fue el único, de los 45 que catamos, del que dejamos la copa en la mesa para el final y nos lo bebimos.

Igual que la cata, repito, es realmente a ciegas, el jurado es profesional en su práctica totalidad. En realidad la casi única excepción era yo. De los treintaytantos jurados, catorce eran enólogos, algunos incluso de bodegas que concursaban. En Almería, en los concursos de vinos que organiza la Diputación las bases prohíben expresamente que los enólogos y los bodegueros (también había algunos en los Mezquita)  sean miembros del jurado, con la lógica consecuencia de que una mayoría de aficionados sin formación deje pasar vinos absolutamente defectuosos: hubo varios en el último concurso almeriense. Absurdo, insisto, porque si la cata es de verdad a ciegas, sin que la forma de la botella o la cápsula dé pistas, el análisis será imparcial, como de hecho lo es en los Mezquita, donde vinos cuyos autores estaban en el jurado no obtuvieron premios mayores. Y otra cosa: se cataron unos 400 vinos, cada uno de ellos por cinco jurados, o sea, 2.000 copas. Y hubo una para cada vino. En Almería, para doce vinos, cada catador dispuso de cuatro copas.

Un jamón

 El jamón que sirvieron en la comida cordobesa fue de Celestino Gómez. El personal asistente todavía tiene en el paladar el extraordinario aroma y el untuoso tacto del pernil que, huelga decirlo, desapareció totalmente. No os lo perdáis si se pone a tiro.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 53,881 visitas
A %d blogueros les gusta esto: