//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

Haciendo hueco en las cárceles

¿Han echado ustedes cuentas de lo que nos cuesta mantener la floreciente población reclusa? Tomen nota: amortización de los locales, incluido el anchuroso solar que requieren (y menos mal que se construyen en las afueras y en eriales, con lo que el metro cuadrado debe resultar más asequible, salvo comisiones para especuladores varios); y es que poner en marcha un maco debe ser un faenón. Además, costosas instalaciones de seguridad que hay que actualizar con frecuencia, que los malos son más rápidos que los buenos en esto de avanzar en las tecnologías. De gastos de personal ni hablemos: tanto en el interior como en las garitas y muros del exterior, dos cuerpos se encargan de la vigilancia: Policía Nacional y Funcionarios de Prisiones, que tienen que cubrir los servicios las veinticuatro horas del día (cuatro individuos por puesto de trabajo). Las comidas y bebidas, por poco que cuesten, no bajarán de quince o veinte euros diarios. Luz, agua, teléfono, desplazamientos en autobuses blindados. Inciso: en tiempos de Cervantes, el traslado de penados y galeotes se realizaba a pie, en lo que se llamaba “cuerda de presos”, de capacidad ilimitada. Los gastos eran una soga larga, unos cuantos guardias a caballo…y a recorrer Castilla hasta los puertos de atraque de las galeras del rey.
Más gastos: mobiliario robusto, barrotes y herrajes varios, talleres para rehabilitación de los reclusos, personal sanitario, sicólogos y sociólogos, maestros de escuela y de taller…En total, un puñado de euros. Y la población reclusa no deja de aumentar, a pesar de que del hatajo de defraudadores financieros, inmobiliarios y políticos sólo ha ingresado un porcentaje ínfimo de los que están empapelados por los jueces. Sin contar con que algunos jueces, seguramente, podrían acabar también empapelados. Total, según el INE, a finales del año pasado había casi noventa mil enjaulados. ¿Caben? Según los observadores más imparciales, parece que los trullos están con overbooking. O sea, que habrá que agradecerle al Gobierno que indulte a sus amiguetes político-financieros, suponemos que con el loable fin de hacer hueco en las cárceles. Y, para ser benévolos, suponemos que el Tribunal de Estrasburgo ha soltado una patulea de asesinos con el mismo fin de dejar celdas libres.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,222 visitas
A %d blogueros les gusta esto: