//
estás leyendo...
Gastrofilias

Vino y longevidad

ancianovinoMedio mundo anda preocupado por su dieta, sea para adelgazar, sea para curarse alguna dolama, sea para vivir muchos años. Las propuestas, con frecuencia, son alucinantes, pero todas consiguen legiones de adeptos. Veo pocos, sin embargo, que relacionen el vino con la longevidad. Puede que la razón principal sea que no resulta “políticamente” correcto recomendar un alimento que contiene alcohol (me niego llamarlo bebida alcohólica). Como mucho, algunos proponen beber una copa al día, dosis a todas luces insuficiente incluso para un creyente de la homeopatía. Vuelvo a este tema aprovechando una efeméride, aunque sea cogida por los pelos: hace diez años que murió Emile Peynaud, posiblemente el enólogo más influyente en la segunda mitad del siglo XX. Tenía 92 años.
El otro día comentaba este asunto con Pedro Segura, mientras tomaba unas copas de manzanilla –con una rueda no anda un carro- acompañadas por los excelentes fritos y la rica fritaílla del Sacromonte. Pedro es un profesional de larguísima experiencia en el sector, en el que debutó con doce o trece años; ha pasado por locales tan emblemáticos como los desaparecidos Café Colón, Los Espumosos o La Reguladora y ahora, en apenas dos años, entre su mujer y él han situado el Sacromonte entre los mejores de la ciudad. Bueno, pues Pedro estaba de acuerdo en relacionar la longevidad con la sana costumbre de tomarse unos vinos a diario. Ni una copa al día, ni un litro en cada comida. Y apostillaba que, según su dilatada y abundante experiencia, los bebedores habituales de fino y manzanilla eran casi todos bastante longevos.
Puede que el placer influya en que nos lo creamos, pero es mejor guiarse por el placer que por mediáticos gurús y mercaderes interesados. Así, hay quien se apunta a la dieta de la alcachofa, a la macrobiótica, a la burrada del Dukan…O a la paleodieta, que es de las más graciosas, porque no caen en que nuestros ancestros paleolíticos eran cazadores y recolectores, con lo que se pegaban unas tremendas palizas de andar, correr y doblar el espinazo. Y se morían bastante jóvenes: su esperanza de vida estaba por debajo de la mitad de la de los bebedores de vino actuales. Ya sé que es un argumento tramposo, pero mucho menos que las barbaridades que se cuentan para apoyar la caterva de dietas milagrosas. Y el vino está más bueno.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Vino y longevidad

  1. ! Algo tendrá el vino cuando lo bendicen ! he dicho.

    Publicado por Maricarmen Ubeda Sevilla | 28/09/2014, 4:29 pm
    • Sólo lo bendice la Iglesia Católica, de momento, y algunos devotos como nosotros. Digo de momento porque igual le da al Vaticano la vena reformista y ponen el vino en el mismo cesto que los canutos o el preservativo.

      Publicado por ZapataYMolina | 29/09/2014, 7:54 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,086 visitas
A %d blogueros les gusta esto: