//
estás leyendo...
La Tapia del Manicomio

Al pasar la barca

Estigia Caronte se dedicaba a llevar las almas de los difuntos de una orilla a la otra (Hades) del río Aqueronte. Nótese que acabamos de pegarle una coz a diversos manuales de mitología, pues hasta ahora creíamos, por culpa de Dante y de nuestra ignorancia, de que lo que cruzaba era la laguna Estigia y no un río. Las transportaba en una barca. Y cobrando. Porque eso de que todo ha de ser gratis, especialmente la cultura, es un invento de los jetas de última generación. Cada difunto tenía que llevar una moneda de oro en la boca para costearse el viaje. El que no podía pagar esperaba cien años a que prescribiera la gabela y Caronte los llevaba gratis. (Como hacía el barquero de la canción con las niñas bonitas; hoy sería tachado de pedófilo). Otra barca mitológica es la que saca Berlanga en su película “El verdugo”: Nino Manfredi, que va heredar el puesto de su suegro Pepe Isbert, sueña que va por una cueva muy oscura, remando para huir de su destino de matarife. Se filmó en las cuevas del Drach, pero es muy sugerente el paralelismo con el Hades.

El tercer mito barquero aun no ha llegado a las enciclopedias porque está en construcción. Se trata de la glorieta de san Pedro, reconvertida en una suerte de laguna Estigia seca, aunque mantenga la fuente, que le pega al nuevo diseño como a un Cristo un kalashnikov. La brillante idea urbanístico-municipal, que será una de las obras de referencia para las elecciones locales del 24 de mayo, incluye una flotilla de barcas que surca la sufrida plaza. Aun no se sabe si habrá que ir con una moneda para que el Caronte indálico te admita a bordo; ni si las barcas serán de remos como la del mito helénico o a vela, toda vez que, entre los montones de ladrillos y de cemento, sobresalen unos tubos metálicos que tienen pinta de ser mástiles, con su cofa y todo.

Recuérdese que el propósito de esta remodelación era “retirar los elementos que entorpecen el tránsito de peatones, como las pérgolas y los elementos de obra”. Pues entre las barcas de cemento, las chimeneas de acero y el aumento de cacharricos, poco espacio hemos ganado para peatones. Eso sí, las madres y abuelas/os que lleven sus niños a jugar se van a tener que llevar un paraguas o montar un sombrajo con cuatro cañas y una colcha vieja. Sea verano o invierno, aquí es casi lo mismo.

 

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 53,878 visitas
A %d blogueros les gusta esto: