//
estás leyendo...
Gastrofilias

D.O. a la fuga

AAAAnossoLas denominaciones de origen (D.O.) se crearon para darle al consumidor una cierta seguridad de que unos productos de nombre y origen prestigiosos eran lo que decían ser. De paso mejoran la comercialización y las consiguientes ganancias de los productores. Todos contentos. Si embargo, hay productores, por ejemplo, de vinos, que no están conformes con las normas de su Consejo Regulador correspondiente, aunque por motivos opuestos: hace unos años, algunas bodegas preferían perder la etiqueta de la D.O. a cambio de libertad para usar uvas o procedimientos de crianza no autorizados en su zona. O sea, se salían para buscar una calidad y una diferenciación, y confiando en el prestigio de su propia marca.

Ahora hay quien se va de las D.O. más conocidas y reputadas, porque éstas se han visto invadidas literalmente por una marabunta de negociantes y grandes grupos que montan bodegas donde fabrican a mansalva vinos de ínfima calidad pero que, inexplicablemente, consiguen las contraetiquetas de las (todavía) prestigiosas D.O. Consecuencia directa es el cabreo de los muchos bodegueros que siguen manteniendo la calidad de toda la vida, mejorándola incluso con la investigación, la afición y la inversión, tres cosas en las que no piensan gastarse un duro los “invasores por abajo”. La cosa está llegando a niveles de escándalo. Por ejemplo, la D.O. Ribera del Duero, que se fundó en 1982 con unas veinte bodegas -Vega Sicilia, Protos, Pesquera…- acoge en estos momentos a unas 300 (trescientas). Lo de su vecina Rueda, casi coetánea, es de tal calibre que ya hay bodegas que se han dado de baja y etiquetan como “Vino de la Tierra de Castilla y León”. Tal es el caso de Nosso, un verdejo ecológico espectacular de Menade, una bodega de la familia Sanz, apellido pionero en la zona. Si tres hermanos Sanz se van de la D.O. Rueda, malo. Y en Rioja no están mejor.

Una excepción señera es Jerez, donde es muy difícil encontrar un vino del nivel indecoroso de los que están saliendo de “las tres erres” y de algunas más: ya ha empezado la invasión y degradación del albariño. Y es que, aunque Jerez-Xères-Sherry es la más antigua D.O. de España (1933), aquí se consume poco y no hay apenas tajo para los falsificadores. En Inglaterra, donde sí hubo siempre un alto consumo, estuvieron haciendo “british sherry” hasta hace cuatro días.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 56,222 visitas
A %d blogueros les gusta esto: