//
Archivos

La Tapia del Manicomio

Esta categoría contiene 350 entradas

Plaza Vieja (y dura)

Campo Baeza hizo su proyecto fin de carrera de Arquitectura, desarbolando la plaza de la Catedral de Almería. Lo presentó a concurso en Almería en 1978 y ganó, pero a los que mandaban entonces se ve que no los convenció aquello de cambiar árboles de sombra y flores por palmeras, tan altas que no dan sombra ni a un palmo cuadrado, con suelo liso y duro, y con sillas sueltas en vez de bancos. Se ve que nos tomó por africanos. Igual que la arquitecta que, años después, propuso montar un zoco moruno en plena Puerta Purchena modernista. En este caso, fue la ciudadanía (cosa insólita en Almería) la que se cargó la absurda propuesta y no parece que se vaya a retomar tan peregrina idea. Peor suerte tuvimos con el desierto proyectado por Campo Baeza, que fue recuperado a finales del siglo pasado por nuestros cosmopolitas ediles. Lamentablemente no ha sido la única plaza que ha sido despejada (despojada) de sombras y acogimiento, siguiendo las enseñanzas de Alvar Aalto y otros ínclitos nórdicos ávidos de sol y hostiles a suelos húmedos. Odios que se explican por el clima que sufren en su tierra, con escasos minutos de sol al año, lluvias constantes, nieblas y mantos blancos. Blancos de nieve, que aquí los tenemos blancos de sol y cal, como buenos mediterráneos.

Ahora le toca el turno a la Plaza Vieja. Según el proyecto que hemos visto en los papeles, desparecen casi todos los manzanillos como ya desaparecieron las araucarias. La idea –siguen en las mismas- es “despejar” espacios para el “disfrute ciudadano”. Se ve que la sombra, el asiento bajo ella y los efluvios de las flores son altamente perniciosos para el ciudadano. A ver si pasa de una vez la moda “plaza-dura-despojada”, que tiene ya más de treinta años, y se impone la nueva modernez, que parece que es la de toda la vida: se trazan ejes de accesibilidad, se colocan árboles que den sombra y bancos para que se sienten los paseantes. Este sistema lo aplicó, por ejemplo, el grupo “Paisaje Transversal” en algún barrio de Madrid, hace diez años, con excelente aceptación. No sabemos si es ya tendencia mundial, aunque la idea –y otras alternativas- parece que interesa en donde la gente piensa, dado el futuro que nos espera en un planeta cada vez más poblado y con tendencia a ocupar ciudades y abandonar el campo. A ver si a esta moda llegamos a tiempo y no seguimos desarbolando y despojando nuestro seco hábitat.

Anuncios

Libros vintage

Ante el letrero “Se vende libros” que acabamos de ver en la calle, recordamos la vieja duda sobre si lo correcto era así o se “venden” libros. La Academia hace años que zanjó el asunto, recordando que lo correcto es la concordancia de número: se venden. Lo que pasa es que ninguna de las dos formas es exacta puesto que no hay modo de vender un libro usado. Toda la vida, desde que alcanzamos el uso de razón, nos hemos dedicado a comprar, leer y sobre todo acumular libros en todas las paredes disponibles de la casa de uno. Ahora podemos decir que nos quiten lo bailao, pero empezamos a preocuparnos por el destino de nuestros queridos volúmenes. “Si la muerte pisa mi huerto”, como cantaba Serrat, quién vaciará mis anaqueles, embalará mis libros y, sobre todo, quién los llevará al trapero para venderlos al peso. Porque no hay ni quien los compre, ni quien los quiera regalados. Hasta hace unos años, como en Almería no hay rastro, teníamos la opción de vendérselos a Biosca que, entre otras ocupaciones marginales, compraba y vendía libros viejos. Información: ponemos en el escaso conocimiento de los no iniciados que el tal Biosca (del cual ignoramos el nombre de pila) era hermano del famoso futbolista de Betis, Antonio Biosca, único almeriense que ha jugado en partidos oficiales de la Selección nacional, incluso en el Mundial de Argentina.

El citado hermano de Biosca, tenía su centro de operaciones en el mítico bar La Gloria, donde también tenían sede Joaquín el del poste de gasolina y los descargadores de la alhóndiga Joselito y el hermano de Richoly. También ignoramos el apellido de Joselito y el nombre de pila del hermano del famoso guitarrista almeriense. Tanto el bar La Gloria, como el poste de gasolina de la Rambla, como la mayoría de estos personajes han desaparecido del panorama. Así que, sin el recurso de Biosca no queda más opción que el contenedor de basura del Ayuntamiento. Eso sí, el azul que es el de papel y cartón. No vayamos a que encima de contribuir al embrutecimiento del personal en general, ayudemos a empeorar el medio ambiente con la tala de árboles para hacer papel. ¡Y pensar que pensábamos que la mejor herencia que podíamos dejarles a los hijos era una buena biblioteca para complementar su educación! Y ahora resulta que con lo que valen nuestras bibliotecas al peso no tendrán ni para pagar el porte de la casa al contenedor.

Catalanosis

Como lo de la independencia de Cataluña parece estar algo crudo, a lo mejor alguien está pensando en un segundo óptimo, que podría ser la unión con Andorra, o sea una “catalanosis” a la manera de la Enosis que propugnó el arzobispo Makarios, muy famoso en nuestra lejana juventud. Como no es probable que los menores de sesenta se acuerden de él -y la Historia mucho menos- les apuntaremos que el tal arzobispo de Chipre, de la Iglesia Ortodoxa Griega, pretendía la unión “histórica” de Chipre con Grecia. Turquía se puso de uñas (Chipre está a tiro de piedra de sus costas) y ahí acabó la historieta. Eso si, después de dar el coñazo a la humanidad treinta años.

No lo sabemos, pero a lo mejor la Universidad de Vich –de tanta fama como la madrileña Rey Juan Carlos, o la que tuvo la andaluza de Osuna en el Siglo de Oro- ya está elaborando los estudios necesarios para iniciar un nuevo y distinto “pròces”. Tampoco sabemos como se llamará en catalano-griego la futura enosis. Sugerimos que hurguen en la memoria histórica, por si en el siglo XIII los almogávares (*) y los griegos ya habían hecho alguna fusión. Política, que las otras debieron ser abundantes.

Las ventajas de tal integración no serían nimias, aunque se crearían algunos problemas que la coalición de partidos separatistas debería abordar antes de empezar a hablar con los andorranos: ¿cómo se llamaría la nueva nación? No cabe hacer una contracción de nombres, so pena de parecerse a Tabarnia. ¿Se trasladaría el paraíso fiscal andorrano a toda Cataluña, a la “city” de Barcelona o a Vic? (Ahora ponemos Vic en vez de Vich, porque estamos en el ámbito lingüístico de los Països Catalans). A nuestro modesto juicio debería ser Vic, puesto que la citada Universitat de Vich está financiada por la Fundación Balmes que, a su vez, está presidida por la alcaldesa de dicha población. Andorra es principado y Catalunya está en ser república, ¿qué forma tendría el nuevo estado? Y otra cosa: puesto que Andorra no pertenece a la Unión Europea y Cataluña también quedaría fuera de la U.E. una vez separada de España, se podrían integrar en la EFTA (en lo que queda de ella: Suiza, Lichtenstein, Islandia y Noruega). O en el Pacto de Varsovia, o en la Liga Hanseática, o en el Sacro Imperio Románico Germánico: no en vano el emblema de la Universidad de Vic es la “A” de Carlomagno. Todo encaja.

(*) Nótese que el almogávar de la “foto” no lleva la estelada.

¿Donde?

"La Tapia del Manicomio" se publica todos los Lunes en el Diario de Almería. "Gastrofilias" se publica en los sábados en el Diario de Almería "Mesa y Mantel", articulo mensual en la revista Andalucía Económica.

Pide por esa boquita

¿Quieres que publiquemos algun articulo antigüo?,o ¿simplemente necesitas alguna receta de cocina? Mandamos un mail a azapata2001@gmail.com y tus deseos serán cumplidos.

Visitantes

  • 64,828 visitas
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: